VIAJES GLUTEN FREE




Una de mis pasiones es viajar, por eso cuando el año pasado me diagnosticaron el SSG, me quedé bastante hecha polvo pensando que a partir de ahora tendría que enfocar de  una manera diferente mis viajes y que quizás habría algunos países que sería mejor evitar.Después fuí leyendo blogs de  viajeros celíacos, y fuí recuperando la esperanza. De todas formas a mi siempre me ha gustado viajar intentando comprender y aprendor la máximo de la cultura de los países que visito.... y que mejor manera de hacerlo que a través de su comida!!! Allá donde voy me encanta probar todo tipo de comida, de puestos en la calle, de restaurantes (con la única excepción de Pekin, donde fuí incapaz de comerme los gusanos e insectos que vendían en un mercadillo ensartados en palos para cocerlos a la brasa 😝 ). Está  claro que a partir de ahora voy a tener que renunciar a comer muchas cosas,  tomar muchas más precauciones que antes, y planificarlo todo con mucho más tiempo, pero no voy a dejar de viajar !!!!




Este verano viajé a Cabo Verde con mi marido. Fue mi primer viaje sin gluten, y me estrené en África, donde no saben ni lo que es el gluten.
Mi diagnóstico de SSG, fue posterior a la compra de los billetes de avión, así que decidí improvisar.

Cabo Verde, está formado por 10 islas volcánicas, Nosotros estuvimos en dos de ellas, la Isla de Sal, y Sao Vicente. A mi marido y a mi nos encanta el submarinismo, así que siempre que podemos hacemos una escapada para bucear fuera del Mediterráneo.

Sal es la isla más turística de todas, tiene unas playas preciosas, y el sur de la isla está lleno de hoteles. Hay buenos puntos de buceo y es también un paraíso para los surfistas.
El resto de laa isla no vale mucho la pena, es un puro desierto, Se puede alquilar un coche o un quad y llegar hasta donde está situada la antigua mina de Sal o las playas del norte, desde donde se pueden avistar tiburones, Tambien vale la pena visitar el Olho Azul de Buracona, donde se puede saltar al mar desde las rocas.





En el hotel de la Isla de Sal, me ofrecieron galletas sin gluten para desayunar y un boniato... nada más. Previamente al hacer la reserva, indiqué que precisaba de comida sin gluten, pero. cómo ya me lo esperaba, me traje de Barcelona, un paquete de pan de molde, jamón serrano y lomo al vacío, y tambien las bolsas de plástico Iblili para poder poner el pan en la tostadora (en Barcelona las compro en la tienda Gadgets Cuina) sin contaminarlo.







En el buffete del desayuno, había todos los día yogur y fruta, así que este fue mi menú diario.
Algunos días, me arriesgué a comer huevos revueltos del buffet. Al fin y al cabo, yo no soy celíaca, y aunque no deberían estar contaminados, un celíaco estricto no debería comerlos sin estar seguro de como han sido cocinados.

Como era de esperar, en la isla no hay ningun restaurante GF, así que mis opciones se reducían a comer ensaladas, marisco, pescado y  algo de carne.
Por suerte de eso si tenían y muy bueno. En Santa Maria de Sal, está lleno de restaurantes de marisco y pescado, así que mayoritariamente eso fue lo que comí durante una semana. 
Sal no es precisamente una isla barata, así que buena parte de nuestro presupuesto para vacaciones se fue en comida. 
Por suerte, yo hablo algo de portugués, y allí entienden bien el español, así que cuando dudaba, por ejemplo, ante una sopa de pescado o crema de mariscos, siempre les preguntaba si habían añadido harina. 
La gente es muy amable y no tuve problemas en ningun restaurante. Algunos restaurantes que me gustaría recomendar són el Odjio d'agua, Barracuda y para una cena especial, Le privé (la camarera era de Mallorca...)







La segunda semana la pasamos en la sla de Sao Vicente. En cuanto al desayuno, más de lo mismo... yogur, fruta, huevos... y mis embutidos.



Esta es una foto de una de las playas de la isla. Como podeis ver estaba muy concurrida... No vimos a nadie en 4 horas!!






La isla es pequeña, poco turística y hay pocos sitios donde comer a parte de la capital, Mindelo. 
En Mindelo hay un montón de restaurantes, y no tuve problemas para comer pescado o carne. También comimos un dia arroz con marisco, que conseguí que me prepararan sin añadirle pastillas de caldo. 
Detrás de nuestro hotel, que se encontraba a unos 20 min. de la capital en coche, había uno de los mejores restaurantes de la isla, el Bistró Sto. André ..... . El dueño es un sueco que se instaló ahí hace un montón de años y tiene un pequeño local con una preciosa terraza.




Los platos eran todos deliciosos. Langosta, pulpo, gambas, pescado...  Todo genial !! 

Así que si teneis pensado viajar a estas islas, os lo recomiendo, porque la gente es encantadora. Hay que tener paciencia con los transportes, ya que todo (ferries, aviones....) sale con retraso, pero ellos ya están acostumbrados.... definitivamente viven a otro ritmo.




Por motivos personales he tenido que desplazarme a Bilbao unas cuantass veces últimamente. Estuve mirando restaurantes donde poder ir a comer, y como me encantan los pintxos, decidí probar el Kaia, una taberna de pintxos y raciones totalmente Gluten Free !!



Está en la calle Villarías, justo al lado de la ría, y ofrecen todo tipo de pintxos y raciones deliciosas. La relación calidad precio es excelente, y un paraíso para un celíaco!

Os dejo una foto de la carta: 



Hay otro restaurante sin gluten muy reconocido en Bilbao, pero todavía no he tenido ocasión de ir a comer. Es el Batzoki Bilbo Zaharra. Es un restaurante de comida tradicional vasca, Está siituado en el casco viejo de Bilbao. 
La verdad que la carta tiene una pinta estupenda !!


AGUR !!!




ROMA la ciudad eterna...

Acabo de volver de un viaje en familia por Roma. Alquilamos un apartamento para poder cocinar, pero muchass de las comidass lass hemos hecho fuera. Roma es la ciudad prfecta para un celíaco. Se puede comer pasta y pizza sin gluten en un montón de sitios, helados, tiramisu... 

ROYAL ART CAFÉ: El primer día visitamos el Coliseo. Al salir estábamos exahustos y era ya muy tarde, así que eché mano de mis notas y vi que la única opción que tenía para comer en un sitio cercano era éste.
No es un restaurante con comida específica sin gluten, pero si que conocen la enfermedad (lo encntré en un blog de un celíaco italiano) y supieron indiicarme perfectamente  que platos podía comer y cuales no.
Tomé una ensalada César y un carpaccio de salmón. Todo perfecto.





ANTICA GELATERIA DE MATTEIS : Al terminar de comer, nos acercamos a esta heladeria, está muy cerca del Coliseo, y constaba como helados sin gluten.
Lo cierto es que los helados son sin gluten, y que tienen conos de helado sin gluten, pero no siguieron el resto de precauciones habituales como abrir un bote de helado y utilizar palas límpias para servir. Es decir, podría haber contaminación cruzada, por el contacto de las pañas con los conos con gluten.
Yo no soy celíaca, y aunque sigo de manera estricta la dieta sin guten, me comí el helado. El sabor que escogí apenas estaba empezado.
Creo pues que esta heladería (los helados eran muy buenos) no sería apta para celíacos pero si para intolerantes al gluten.




VOGLIA DI PIZZA: En este restaurante del centro de Roma, tienen carta específica para celíacos, con un montón de platos de antipasti, pasta, pizza... sin gluten. Me tomé una calzone... absolutamente deliciosa!!










GROM: Muy cerca de Voglia di Pizza, encontramos esta heladería, donde TODO es absolutamente sin gluten. Hay varias en Roma. La que yo fuí estaba muy cerca de la Piazza dei Campo di Fiori, una bonita plaza con mercado diario en un barrio con mucha vida (Via dei Giubbonari 53
Los helados son deliciosos, de los mejores que he probado en mi vida!!! Sólo hay que ver la cola que había para comprar helados.





ZUM: Tiramisú sin gluten. Absolutamente delicioso. Me encantó el local. Se encuentra cerca de la Piazza Navona y de la Piazza dei Campo di Fiore. 
Además de tener un tiramisú espectacular, me gustó su filosofia. Todos los envases que utilizan son reciclables, y el local es pequeño pero muy agradable.






ZIA ROSSETA: Este es un pequeño establecimiento en el barrio de Monti, detrás del metro de Cavour, donde venden unos bocadillos increiblemente buenos. Utilizan un pan sin gluten que tiene una forma parecida a un panecillo de Viena, pero que por encima tiene la forma de una flor. Excepcional de sabor y textura. TieneN una gran variedad de bocadillos.
Si podeis no dejeis de pedir el de tiramisú!!
Una advertencia. Tal y como ellos anuncian en la entrada, los bocadillos pueden tener trazas, ya que también manipulan panes con gluten.
Así que si sois celíacos cuidado. 
Encontré el establecimiento en la web de un celíaco italiano y esto no lo mencionaba, lo descubrí al llegar ahí. Como no soy celíaca, pues decidí comerlos, pero creo que es importante que se sepa de antemano.





GREZZO RAW CHOCOLATE: Si como yo sois unoos amantes del chocolate no os podeis perder esta tienda de Roma. Está situada en la Via urbana 130, muy cerca del Zia Rosseta, en el barrio de Monti. Todo el chocolate que venden es sin gluten.  No os lo perdais!! 




PANTHA REI: Este restaurante está situado justo al lado izquierdo del Panteón, en un pequeño callejón, pero está bien indicado. Típica comida italiana y todo tipo de pasta y pizza sin gluten. Ambiente rústico y buen servicio.




TABERNA BARBERINI: Fantástico restaurante de típica comida romana. Compartimos el antipasti de la casa y después yo tomé unos exquisitos spaguetti ai fungi porcini (con setas) deliciosos. La pasta era pasta fresca... buff casi no me lo podía terminar de tanta comida que nos trajeron! Está muy cerca de la parada de metro de Barberini. Elegimos este restaurante para despedirnos de Roma y  sin duda no nos equivocamos.


CIAO !!!!